fbpx

Turismo Catacora llevó a 40,000 turistas Bolivianos a las playas del Perú

RAUL CATACORA ES EL PRIMER EMPRESARIO BOLIVIANO QUE CONECTO A BOLIVIA  Y EL SUR PERUANO MEDIANTE EL TURISMO. EL VIAJE A ILO DEMORA SIETE HORAS DESDE DESAGUADERO, EN COCHE. EN 1992, EL TRAYECTO SE HACIA EN 14 HORAS POR LA FALTA DE VÍAS.

Fuente: La Razon-Bolivia, La Paz 24 de Marzo de 2014 Pg 20.

Los pepinos tomaron la plaza principal de Ilo en las festividades del reciente carnaval. En Perú no era feriado pero la gente del puerto recibió de buen agrado el desembarco de decenas de turistas bolivianos que se dieron un respiro para llegar a la playa y degustar los frutos del mar. El pulpo al olivo es uno de los platos más emblemáticos de la zona.

La comparsa arribo desde Bolivia y se sumó a los escasos compatriotas que viven allí, y tomaron las calles del centro ileño con la música carnavalera. “desde hace 22 años hemos llevado a Ilo y a otras playas del sur del Perú al menos a 40.000 turistas bolivianos”, informa Raúl Catacora, el primer empresario boliviano que se arriesgó para conectar turísticamente a Bolivia y esta región del Perú, motivado por el convenio Gran Mariscal de Santa Cruz que, precisamente, fue suscrito hace 22 años entre ambas naciones. “lamentablemente, el acuerdo aún no está funcionando”.

En Enero de 1992, Catacora fue uno de los testigos de la suscripción de este pacto entre los presidentes Jaime Paz Zamora y Alberto Fujimori en Pozo de Lizas, el balneario más concurrido de Ilo, ubicado a siete kilómetros del sur de esa ciudad. “No se firmó en Bolivia Mar, que es el área de costa que los hermanos peruanos nos han cedido para desarrollar turismo”.

El acuerdo de Ilo de 1992 fue ampliado en 2010 por los presidentes Evo Morales y Alan Garcia, según el documento, el área de Bolivia Mar, entendida legalmente como Zona Franca Turística (ZFT), suma 3.58 kilómetros cuadrados, el área que tiene cinco kilómetros lineales de costa sita a 17 kilómetros al sur del Perú y es empleada, según el empresario, única mente para realizar actos cívicos de conmemoración como el que se realizó ayer cuando un grupo de médicos de la Sociedad Científica de Medina General de La Paz se reunió con galenos del Perú para rendir homenaje a los héroes bolivianos en la defensa de Calama. “Lamentablemente la playa de Bolivia Mar no reúne las condiciones para el turismo”. Afirma.

La playa está ubicada a mar abierto y es golpeada sistemáticamente por las marejadas, lo que ha creado inestabilidad y desniveles en el remanso. “Caminando unos metros por la arena bañada por las olas, uno se puede encontrar con una fosa, lo que es peligroso para los bañistas”, remarca Catacora quien no permite a los turistas bañarse allí para evitar accidentes. “No hemos tenido ninguno”, aclara. Por este motivo el operador turístico ha solicitado a las autoridades de Bolivia y Perú cambiar la zona de la concesión turística, valida por 99 años tras la puesta en vigencia del pacto que actualmente espera su ratificación congresal en Perú.

Pero esta situación no ha desanimado a Catacora, quien organiza grupos de turistas que visitan las playas de Mollendo y Mejía, donde existen balnearios rodeados de la vegetación que prodigan los ríos que descienden desde la Cordillera de los Andes. Incluso hay personas que piden ir al puerto de Matarani para ver los buques de carga atracados, el segundo más importante del Perú, después del Callao.

“la gente del sur del Perú siempre nos ha tratado bien, hemos recibido un trato cordial en todos estos años; mucha calidad y entendimiento”, sostiene Catacora.

El Alcalde de Ilo, Jaime Valencia, destaca la presencia del turismo boliviano en su ciudad y asegura que en su gestión se han hecho varias inversiones para mejorar los atractivos y la limpieza de la ciudad, especialmente en materia de servicios básicos.